INICIO DEL PARTO – GESTACIÓN EXCESIVAMENTE PROLONGADA

Cuando el tiempo de embarazo excede de las 42 semanas se habla de gestación prolongada. Hasta entonces es perfectamente normal que el parto aún no se haya iniciado, correspondiendo a la variabilidad normal, por lo que la expresión salir de cuentas no tiene ningún significado anómalo y hay que mantener la calma. A partir de las 42 semanas, lo más probable es que el feto se encuentre en perfecto estado y que sólo esperando un poco más el parto se desencadene con resultado satisfactorio.

Sin embargo en algunos casos, el envejecimiento de la placenta y la reducción del líquido amniótico podrían comprometer el estado del bebé. por lo que debe hacerse ecografía y monitorización cardíaca fetal para descartar este problema. Algunos médicos prefieren en estos casos inducir artificialmente el parto.

Con las ecografías seriadas se puede determinar con bastante precisión la fecha del parto, un dato que la mujer desea confirmar sobre todo cuando la espera se alarga.

MECANISMOS DEL INICIO DEL PARTO

Existen aún muchas incógnitas respecto a cuál es la señal que rige el inicio del parto. Se sabe que debe haberse producido previamente la maduración del músculo uterino así como del cuello que se convierte en una estructura apta para el proceso de dilatación. Estos son los cambios previos necesarios, pero se desconoce exactamente qué produce la activación de las contracciones de parto. La secreción de oxitocina, hormona que estimula las contracciones, crece mucho, pero lo hace de forma paulatina, cuando el parto ya está en marcha. Antes ocurre la producción de prostaglandinas a nivel de las membranas fetales, que parece constituir el primer mecanis-mo que disparará el trabajo de parto. Activan de forma definitiva el músculo uterino y lo sensibilizan a la acción de la oxitocina.

Se sabe que en situación de rotura de aguas o infección de la bolsa amniótica se producen prostaglandinas que provocan las contracciones. Esto explica el inicio del parto de forma prematura en estas circuns-tancias. En condiciones normales se cree que la señal desencadenante del proceso pro-viene del feto. En varias especies de mamíferos se sabe que la señal fetal es el aumento de la hormona cortisol que se produce cuando la glándula suprarrenal del bebé está madura. En la especie humana aún se desconoce el origen de esta señal, pero todo apunta a que depende del grado de madurez del feto.

Como otros procesos naturales, el embarazo no se ajusta a un calendario fijo. Por ello, la actitud más recomendable es la de esperar los acontecimientos con la máxima tranquilidad.

LA REGLA DE NAEGELE

El obstetra Naegele realizó estudios sobre la duración normal del embarazo humano y describió en 1778 la regla que lleva su nombre para el cálculo de la fecha probable de parto. Es un sencillo cálculo que consiste en sumar siete días al día del mes del último período normal y restar tres meses a esta fecha. Por ejemplo, una embarazada que tuvo su última regla el 7-8-01 tiene como fecha probable de parto el 14-5-02.