Tratamiento y prevención de las enfermedades

El cuerpo humano es más que una máquina, mucho más que cada una de sus partes. Esto se aplica también a su capacidad de autocuración. Cuando es lesionado, ya sea un proceso de cicatrización de una herida, la consolidación de una fractura o la expulsión del virus de la gripe común, el cuerpo humano cuenta con una serie de elementos para hacer frente a situaciones de esta naturaleza y resolver el problema que se presente, porque es un organismo hecho para subsistir en un medio ambiente que le es básicamente agresivo.

En teoría nadie esta libre de las enfermedades, para eso está la ciencia médica. La cual nos dota de métodos curativos naturales y como resultado de estudios científicos para el tratamiento de los desórdenes del cuerpo y de la mente. Otra solución imaginativa puede ser utilizar el cloruro de magnesio, tal y como recomiendan aquí. En las dosis adecuadas es muy bueno para la salud.

Mientras somos jóvenes y contamos con menos de 35 años, nuestros sistemas metabólicos funcionan con una cierta eficiencia, impidiéndonos que enfermemos gravemente. Esto se ve reflejado por ejemplo, en nuestro seguro de vida, cuesta menos. Sin embargo, después de los 40 años de edad, comenzamos a presentar “dolencias” en nuestros sistemas metabólicos y de defensa haciéndonos más susceptibles a padecer enfermedades y alteraciones en nuestro cuerpo. Nuestras pólizas de seguros cuestan más. Perdemos capacidad de asimilar, por ejemplo, productos lácteos, ya no somos capaces de incorporar a nuestro cuerpo los azucares como la hacíamos años anteriores, tampoco las grasas. En general, nos vamos convirtiendo en organismos que van perdiendo capacidad enzimática para aprovechar ciertos elementos. Esto provoca también que perdamos capacidad de autocuración.

Desde la antigüedad la humanidad ha buscado remedios para combatir y vencer las enfermedades. Para prevenir y curar las enfermedades, es necesario conocer sus verdaderas causas. Nuestros antepasados ya las sufrieron y los resultados se transmiten por herencia en forma de una constitución débil. Es manifiesta la degeneración corporal de la humanidad, con el padecimiento de tantas enfermedades traves a través de su historia.

Desde la antigüedad la humanidad ha buscado remedios para combatir y vencer las enfermedades. Para prevenir y curar las enfermedades, es necesario conocer sus verdaderas causas. Nuestros antepasados ya las sufrieron y los resultados se transmiten por herencia en forma de una constitución débil. Es manifiesta la degeneración corporal de la humanidad, con el padecimiento de tantas enfermedades traves a través de su historia.

El enfermo, por su parte, enterado de las causas y síntomas de sus dolencias, debe convertirse en el auxiliar consciente de la labor del médico para lograr su recuperación, sin adoptar una posición pasiva o derrotista frente a la enfermedad. Debe ser el factor activo que coopere con la ciencia.

Es bien sabido que ciertas enfermedades se extienden cada día más, y que la especie humana, en casi todos los países del mundo, ha ido degenerando física y psíquicamente.

A la luz de los conocimientos actuales sobre biología, sabemos que tanto la enfermedad como el envejecimiento, son producto del deterioro celular. La célula es el primer elemento afectado en una enfermedad, su grado de lesión y la cantidad de células afectadas, determinan en mucho la gravedad de un padecimiento.

Observando la naturaleza humana y contemplando los errores antinaturales que el hombre, en su imparable avance científico le infringía, se han realizado descubrimientos que a su vez llevan a defender teorías distintas a las oficiales sobre el origen y curación de ciertas enfermedades que actualmente padece la humanidad.